Steph Labbe 2022 07 26 Fifpro 1278

Steph Labbé: “La salud mental postorneo debe ser una prioridad”

Depresión postorneo Historia del jugador

Comparte esta cita

Cerrar
Steph Labbe 2022 07 26 Fifpro 1278
Steph Labbe 2022 07 26 Fifpro 12831
Sobre

Steph Labbe

Steph Labbé, exarquera de Canadá y campeona olímpica, es miembro del grupo de trabajo de salud mental de FIFPRO.

Tuve tres grandes momentos en mi carrera en los que mi salud mental me desafió y me convirtió en la persona que soy hoy­: una persona más fuerte por haber pasado por esas experiencias.

El primer gran momento fue en 2012, cuando llegué a un punto de ruptura. Perdí mi confianza, mi autoestima y mi alegría por el fútbol. Entré en una etapa de depresión. En ese momento, no tenía palabras para articular lo que estaba pasando. Todo lo que sabía era que estaba en un lugar oscuro y que no disfrutaba de lo que hacía.

Necesitaba dar un paso atrás y tomar una decisión que fuera la mejor para mí a largo plazo: decidí apartarme de la selección nacional.

En ese momento no comprendía el peso de esa decisión. Lo único que sabía era que no pasaba por un buen momento y que tenía que salir de un entorno que no era propicio para mi salud mental.

Me alejé un año de la selección y pasaron otros ocho meses antes de que me convocaran de nuevo, así que estuve fuera durante casi dos años.

Fue una época en la que pude centrarme en mi propio bienestar mental y volver a sentirme segura de mí misma dentro y fuera del campo. Volví a encontrar la alegría en el juego y a creer de verdad en mí misma. Me fijé pequeños objetivos y construí mi red de apoyo. Vuelvo constantemente a estas enseñanzas.

El segundo gran momento fue al salir de los Juegos Olímpicos de 2016. Pasé de la euforia de ganar una medalla de bronce olímpica a volver a mi club, donde me quedé en el banquillo el resto de la temporada. Mi tiempo de recuperación después de los Juegos Olímpicos fue de menos de una semana, apenas el tiempo suficiente para superar el desfase horario, por no hablar de estar recuperada física y mentalmente para la siguiente tarea.

Pasar de ese completo subidón a un completo bajón sin ningún margen de recuperación cambió mi bienestar. Perdí mucho sentido de autovaloración. En el poco tiempo que pasé en casa todo giraba en torno a la medalla y sentía que me definía por completo. Estaba orgullosa, pero empecé a perderme en medio de pedidos constantes. Eso me arrastró de nuevo a un lugar oscuro.

Poco a poco encontré vulnerabilidad y fuerza al compartir mi historia. El yoga y la meditación me ayudaron para conectarme con la tierra y me proporcionaron más herramientas para trabajar en mi resiliencia.

El tercer gran momento fue durante los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021. Esa fue una experiencia totalmente nueva para mí. El segundo año de una pandemia agravada por la incertidumbre, los juegos mentales que tuvieron que soportar muchas atletas y una importante lesión en el primer partido del torneo hicieron que mi “espacio mental” se llenara rápidamente.

Tuve una actuación muy buena, con unos cuartos de final llenos de adrenalina que terminó con dos paradas finales en la tanda de penaltis que nos dieron el puesto en la semifinal. El subidón de adrenalina de ese partido, junto con el estrés y la ansiedad que arrastraba, desembocó en varios ataques de pánico y aumentó mi ansiedad durante el resto del torneo.

Stephlabbe Imago1004747189h

Estaba en un estado constante de sobreactivación. Esto era algo que nunca había experimentado en mi vida. Estaba rindiendo increíblemente bien en el campo pero fuera mi mente estaba en estado de pánico.

Después de ganar el oro volví a tumbarme en mi habitación con las luces apagadas mientras mis compañeras salían a celebrarlo. Este comportamiento siguió fuera del campo durante semanas.

Volví a lo que me había ayudado en el pasado. Recurrí a la naturaleza, a pasar tiempo con mi familia y amigos, y me forcé a decir “no” a varias peticiones de los medios de comunicación. Esto me permitió tomar las riendas de mi salud cuando sentí que escapaba de mi control.

Cuando empecé a contar mi historia en 2017, comprendí poco a poco el impacto global que estaba teniendo en los demás. Contar historias es increíblemente poderoso. Cuanto más compartamos nuestras historias, más podremos conectar con personas de todos los orígenes y culturas diferentes. La autenticidad y la vulnerabilidad no juzgan, sino que eliminan barreras de todo tipo.

En febrero me puse en contacto con FIFPRO para crear un grupo de apoyo estructurado para que los jugadores y las jugadoras de todas las selecciones nacionales tuvieran un espacio seguro para compartir sus historias y aprender de los demás. Conectar con todos los miembros del Grupo de Trabajo de Salud Mental me ha ayudado a comprender las diferentes perspectivas, especialmente en lo que respecta a la salud mental después de un torneo.

¿Qué es la depresión postorneo?

Hay muchas narrativas diferentes que entran en juego con la salud mental después de un torneo. Puedes pasar cuatro años hasta llegar a ese momento cumbre -la Copa Mundial, los Juegos Olímpicos, la Eurocopa- y de repente se acaba, y piensas: “¿Qué es lo siguiente?”

Sales de un mes en el que pasas todas las horas de vigilia con un grupo de personas con las que tienes una clara visión y un objetivo compartido, y con las que compartes experiencias increíbles, ya sean buenas o malas. La mayoría de los equipos ni siquiera alcanzan ese objetivo. Solo un equipo gana.

Luego vuelves a una rutina completamente diferente, con gente diferente y expectativas diferentes. Puedes sentirte aislada y sola. Puede haber falta de motivación. Puede ser emocionalmente agotador.

Luego está el análisis de tu propia actuación: si has hecho un buen torneo o si no lo has hecho, y las expectativas -o la falta de expectativas- que deposita tu club en ti cuando terminas con la selección nacional.

Ese periodo de dos semanas después de un torneo es crucial: es cuando las jugadoras necesitan tiempo para curarse y recuperarse, no solo físicamente, sino también mentalmente. Es muy importante disponer de recursos para que las jugadoras, las entrenadoras, las compañeras de equipo, e incluso los amigos y la familia, sepan qué esperar durante ese tiempo.

Por mi propia experiencia personal, no estaba informada sobre la posible depresión postorneo y los increíbles altibajos que conllevan esas emociones. Ya me encontraba en un espacio complicado en el que sentía que todo era demasiado para salir y aceptar ayuda.

Si hubiera tenido esta comprensión de antemano, creo que podría haber estado más preparada, con el conocimiento y la comprensión de las señales. No habría tenido que curarme sola.

“Me puse en contacto con FIFPRO para crear un grupo de apoyo estructurado para que los jugadores y las jugadoras de todas las selecciones nacionales tuvieran un espacio seguro para compartir sus historias y aprender de los demás.”

— por Steph Labbé

Esto es algo por lo que pasan los atletas de todos los géneros, de todas las procedencias. Así que es importante permitirles tener ese espacio para tener su propia narrativa de lo que están pasando.

Desde fuera, solemos ver la perspectiva de un deportista a través de los medios de comunicación y suponemos que está en un buen lugar. Pero incluso cuando tenía éxito, no siempre equivalía a la felicidad.

Al animar a los jugadores y las jugadoras a compartir sus historias, estamos rompiendo el estigma de la salud mental. Hablar de la salud mental no significa que seas débil, de hecho, esta vulnerabilidad muestra conciencia de uno mismo, y una fuerza y un valor increíbles.

La guía de salud mental postorneo es un recurso importante para seguir avanzando en el tema. Tanto si eres un jugador o jugadora que sale de un torneo como si eres el compañero o la compañera de equipo de alguien que lo hace, esta guía cubre muchos ángulos.

Aunque creas que no se aplica a ti directamente, podría aplicarse a la persona que está a tu lado, y los sistemas de apoyo son factores clave para la recuperación de todos.

Cada persona tiene una historia diferente. Cuanto más nos ayudemos mutuamente a salir de los momentos cumbre de nuestras carreras en un espacio mental más saludable, más posibilidades tendremos de ser nuestra mejor versión tanto dentro como fuera del campo.